Facebook Twitter
Juan Carlos Aragón, la hostia a Rajoy y el 20-D
Indecentes
Domingo, 20 Diciembre 2015 12:55

La campaña electoral que, en teoría, debía haber servido para orientar o reorientar definitivamente el voto de los pobres ciudadanos de este país, sólo ha servido para enredarlo más, con el consiguiente peligro de que al final votemos al candidato menos conveniente si es que conviene alguno. En los nuevos multidebates no ha habido debate como tal, sino intentos de actuaciones particulares sobre un escenario colectivo, en donde cada cual ha intentado vender su monólogo por encima de los diálogos: los cristalitos, pero con traje y corbata. Sólo ha sobresalido el final de popurrí que se pegó Coleta Morada en la gala de Los Cuatro Mosqueteros. El resto, ni para la final. De ejecución, sobrensayados pero justitos. De repertorio, lamentables repetitivos, carentes de profundidad y contenido concreto, y más atentos a la destrucción del ajeno que a la construcción del propio. En algunos espectáculos sobraban hasta los moderadores, incapaces de impedir que los desordenados monólogos se cruzaran provocando un ruido permanente que rebotaba sobre el oído del votante. Concretamente, en el que bautizaron como decisivo, lo único que resultó decisivo fue la renuncia ciudadana a seguir atenta a la oferta de la campaña. Y a falta de materia, reflexiones sobre la forma, el éxtasis del cinismo social y la hipocresía política. Sánchez llama Indecente a Rajoy. Rajoy se pone nervioso y llama Ruiz a Sánchez. Los críticos despellejan a Sánchez por haber insultado a Rajoy en el plano personal. Aviados van también los salvapatrias estos. Cuando el sabio señala a la luna, el tonto se queda mirando el dedo de la mano que la señala. Y en un país con tantos tontos, conviene recordar que llamar indecente a un presidente como Rajoy no es ningún insulto: lo insultante es haber perdido una oportunidad histórica para explicarle al país en qué consiste la indecencia política, ilustrándola con un millón de fotogramas de esta maldita legislatura.

Juan Carlos Aragón, la retórica, el pueblo y los debates del 20-D
Poética frente a política
Domingo, 13 Diciembre 2015 12:54

Época de campeonatos de cara a cara, en el que gana quien la tenga más dura. Nos remontamos a la Atenas clásica, cuando los sofistas daban clases particulares de retórica a los pijos que buscaban el prestigio social a través del triunfo en la vida pública del ágora. La definición de “retórica”, arte de persuadir a través del lenguaje, traducida significa “aquí da más coba quien más labia tenga”. Después de 25 siglos, lo único que han cambiado han sido las formas. Asesores de imagen, impacto mediático en el plasma, control de las redes y auxilio de las perífrasis del tipo “vamos a intentar”, “procuraremos solucionar”, “plantearemos modificar” y demás fórmulas vacías de contenido, que son usadas por los políticos para que parezca que están prometiendo una cosa y terminar haciendo justo la contraria, con la justificación a posteriori como guinda del cumplimiento teórico (incumplimiento práctico) de sus programas. El too much tú más no delata más que la incapacidad para defenderse de graves acusaciones vertidas por parte de otros también acusados de aberraciones no menos leves.

Juan Carlos Aragón: "Una buena chirigota hace reír, el Real Madrid hace que se rían de él"
Carajote
Jueves, 03 Diciembre 2015 22:59

Éste, ya lo advirtió Platón, era uno de los grandes problemas de la democracia: los tontos se igualan a los listos, con lo cual es necesario que los listos se hagan los tontos para corregir la desigualdad porque si el tonto se hace el listo pasa lo de anoche. Si yo fuera el juez de competición eliminaba al Madrid de la Copa del Pito, pero no por alineación indebida, sino por tonto. Pero ¿quién ha sido el gran tonto aquí, la institución, el de los Phoskitos, el ruso, el Buitre? No me interesa tanto la respuesta como la reflexión.

Juan Carlos Aragón, el Patronato y las entradas del Carnaval de Cádiz
Otros ladrones serán los que se vayan
Domingo, 29 Noviembre 2015 13:19

Cuando una persona tiene dignidad y cargo, procura que ambos no entren en conflicto. Los que anteponen el cargo a la dignidad se equivocan, pues sin dignidad no se disfrutan los cargos, máxime cuando dichos cargos son representativos y no cumplen esa función. Ahora bien, cuando la representatividad degenera en convenida auto representatividad es cuando un órgano democrático se convierte en una merienda de negros, con perdón para los negros, que es precisamente la raza que menos merienda, o sea, nuestra raza, la de todos los autores que hemos firmado ese documento por el que exigimos la transformación urgente y definitiva del COAC.

Juan Carlos Aragón y la independencia de Cataluña
El retrocés
Domingo, 22 Noviembre 2015 14:42

El mayor daño a España no se lo hacen los independentistas queriéndose ir, sino los salvadores de la unidad obligándoles a que se queden. En un país en el que el amor patrio no brilla por su presencia, tener que soportar dentro del territorio a gente que quiere largarse y no la dejan, es sólo el medio ideal para conseguir que, los que de momento nos quedamos, nos quedemos con menos ganas. Todos hablan de la unidad nacional, de la Constitución y de su prepucio ético, pero ningún tontopollas de estos habla de la dignidad nacional, que es incompatible con el mantenimiento forzoso en la nación de los que no quieren pertenecer a ella. Es cierto que el independentismo procede cuando un pueblo es oprimido y explotado por otro. Mas no es éste el caso, precisamente. También es cierto que no parece tanto una maniobra del pueblo como de la corte del rey Arturo, el de los huevos duros. El pueblo puede pasarse por el cayetano el Estado de Derecho porque es un sujeto paciente y, por tanto, el único moralmente legitimado para ejercer el derecho a la desobediencia. Pero el pollo que ha jurado la Constitución, y que cobra por hacerla cumplir, no puede mearse en ella, porque así se está meando en sí mismo y en nosotros. Por definición, pierde automáticamente toda la autoridad para convertirse en un payaso y en un delincuente. Pero, al fin y al cabo, eso es lo que hacen los del procés y los del retrocés, en catalán, en español y en euskera.

Cazas franceses como los que bombardearon Siria.

Cazas franceses como los que bombardearon Siria.

Juan Carlos Aragón y su visión de los atentados en Francia
Yo no soy París
Domingo, 15 Noviembre 2015 16:50

Qué cinismo, primo. El 28 de septiembre Francia bombardea en Siria posiciones del Estado Islámico sin el consentimiento de Damasco ni el del Consejo de Seguridad de la Onu. El 8 de octubre lo repite. Según Valls, se han alcanzado los objetivos, y el motivo del ataque ha sido la destrucción de campos de entrenamiento donde los terroristas planean ataques contra Francia, pero la precisión del ataque francés ha sido tanta que no han rozado a un civil. Los yihadistas tienen otra versión. La precisión no ha sido tanta y han matado niños. Lo de Francia, al parecer, no ha sido terrorismo, sino legítima defensa. La respuesta del Estado Islámico en París sí ha sido terrorismo. ¿Entiendes el concepto, primo? Yo ya lo voy pillando. Cuando Occidente ataca a Oriente es legítima defensa, cuando es al contrario se llama terrorismo. El 28-S y el 8-O los franceses mataban a los sirios a puñados, como si estuvieran friendo chanquetes. El viernes los del ISIS mataban a los franceses de uno en uno. Cuando Israel masacró Gaza hace poco más de un año bombardeando escuelas y hospitales, no mató a los niños de uno en uno, sino de 40 en 40. Ningún occidental de los que dice ahora Yo soy París dijo entonces Yo soy Gaza. Pero la diferencia en el tratamiento de los hechos se remonta un poco más atrás. Cuando los romanos echaban a los cristianos a los leones mataban santos. Cuando los cristianos se llevaban por delante a todos los que no comulgaban con su fe, sólo mataban herejes. Aquellos están en los altares y éstos en el mismísimo carajo. Los rotativos de la historia no han cambiado sus titulares desde el 368 hasta hoy.

Juan Carlos Aragón opina sobre Albert Rivera
El concierto de Alberto El Tuerto
Domingo, 08 Noviembre 2015 12:48

Tenía preparado para hoy un artículo no tanto a favor del Procès sino en contra de los argumentos que esgrimen sus detractores, que dan para reírse unas horas –de hecho, queridos lectores, ya me diréis si os reís cuando lo publique-. Además, así gano tiempo para ver qué ocurre el lunes en el Parlament y el martes en el Consejo Insiquidor.

Juan Carlos Aragón, la Iglesia y la fiesta de Halloween
Hermandades satánicas
Domingo, 01 Noviembre 2015 13:54

Con la lógica no vamos a ningún lado, primo. Es fría y aburrida. Está a la base del cumplimiento del deber impuesto desde el exterior. Nos la quieren vender como sentido común. Pero si éste es el menos común de los sentidos es precisamente por su falta de humanismo. Un individuo que rige su vida por el sentido común, o es un descerebrado o no se ha dado cuenta del sinsentido de la existencia. Las cosas no se arreglan ni votando ni aprobando unas oposiciones. Eso no sirve para nada. Los candidatos electos luego hacen lo que les da la gana y un funcionario gana siempre el mismo sueldo por hacer lo mismo todos los días. ¿Adónde dejamos la vertiginosa emoción de la catástrofe? La religión cumple una función necesaria para el equilibrio emocional de nuestra sociedad civil, que no es otra que la de llenar de fiestas el calendario, porque, ojo, cualquier calendario es un coñazo que representa el hastío y la rutina de vivir; no hay nada más que verlo: un número detrás de otro del 1 al 30 multiplicado por 12 y luego por 80. Menos mal que hay unos cuantos marcados en rojo que alivian el horror. El hombre puede vivir sin trabajar, y para muestra un botón. Lo que resulta inimaginable es una vida sin fiesta (menos trabajo y más carnaval, que no lo dije de broma). La medalla al mérito del trabajo no tiene más valor que la medalla al mérito de vivir sin trabajar. Es una cuestión de opción de vida. Al contrario que Ketama, creo que estamos locos y no sabemos lo que queremos, salvo en el caso de la fiesta, único asunto en el que los locos están de acuerdo.

Juan Carlos Aragón, contra el Gobierno y la manipulación informativa
¿Quién está mintiendo aquí?
Domingo, 25 Octubre 2015 11:33

Fin de la legislatura. Acabó una pesadilla de cuatro años. Se ha hecho interminable. No soporto la democracia. Reniego del sufragio universal. La historia da continuamente la razón a Platón en aquello de que ésta es de las peores formas de gobierno, ya que el pueblo siempre vota al que mejor engaña, y quien consigue el poder engañando al pueblo tiene todas las papeletas para convertir la democracia en tiranía, tal como ha ocurrido en España. Pese a mi agudo escepticismo, jamás imaginé que, en mi país, en democracia, en pleno siglo XXI, fuese a padecer un gobierrno que cargara directamente contra los ciudadanos, empobreciéndolos, amenazándolos, asustándolos, mintiéndoles, robándoles... Ha sido inhumano. La mayor estafa electoral de la historia de nuestra democracia.

Juan Carlos Aragón, con 'La Banda del Capitán Veneno'

Juan Carlos Aragón, con 'La Banda del Capitán Veneno'

"En Religión tienes un 10 si te apellidas Gómez y marcas la tilde"
La religión como asignatura
Domingo, 18 Octubre 2015 13:51

Según estudiamos en aquel catecismo, la fe es un don sobrenatural que nos da Dios. Según este dogma, los que no hemos resultado agraciados en el sorteo divino de la fe, estamos eximidos de la responsabilidad de tenerla, pues por nosotros mismos no podemos adquirirla. Por tanto, se desprende de la teología cristiana que Dios nos hace libres, pero no necesariamente creyentes. Esto es lo que sirve de base para la tolerancia religiosa y la libertad de culto. Digo yo que será por eso que la mayoría de las democracias, a nivel religioso, se constituyen como estados laicos y aconfesionales. Al menos en España pareció ser así tras la muerte de aquel dictador al que amparó la Iglesia Católica convirtiéndose en la mejor legitimadora moral de su régimen ante los ojos del pueblo.

Así respondería Juan Carlos Aragón al Ministro de Hacienda
Si tiene cojones
Domingo, 11 Octubre 2015 12:14

Me sobrepasa, primo. Nuestros gobernantes han confundido hacer política con hacer daño de tal manera que, viendo la mala leche que inunda la vida pública, a veces me entran ganas de coger a una de esas gaviotas asquerosas que buitrean por la playa, meterle en el pico el capullo de una rosa, arrancarle el pescuezo de cuajo y tirarlo al agua. La maldad política en este país tiene que tener un límite. Ya. Los gestores de la cosa pública deben ser —por definición— modelos a imitar. Pero en la paupérrima Spanien se han convertido por derecho propio en modelos a escupir, a despreciar, a encarcelar, a desterrar y a mejor que me calle. Resulta que me gasto el dinero público de los gaditanos en obras faraónicas y en autopublicitarme, sabedora de que —aún así— voy a perder las elecciones. Pero me lo gasto con toda la intención. Voy a dejar una deuda que la va a pagar con sus huevos el próximo que venga. Y cuando viene el próximo, que además resulta ser el demonio, como no puede pagarla, le digo a mi amigo el ministro que le mande un aviso de embargo al nuevo consistorio que han elegido los gaditanos, que cuando me eligieron a mí era sagrado, pero ahora, que han decidido escoger al demonio, es el infierno. Matad a los herejes. Muerte al diablo. La madre que la parió. La madre que los parió. Aquí no se trata de Podemos, Pongamos o Quitemos. Esto ya no es una cuestión ideológica, sino ciudadana. A los votantes gaditanos del PP se les debería caer la cara de vergüenza de ver lo que la conexión Cádiz-Madrid pretende hacer con la ciudad: es de la única puta manera en que el AVE (la gaviota) llega de Madrid a Cádiz.

Luisa inspira 'La Guayabera' de Juan Carlos Aragón.

Luisa inspira 'La Guayabera' de Juan Carlos Aragón.

Anuncio de la comparsa de Juan Carlos Aragón para el Carnaval 2016
'La Guayabera'
Domingo, 04 Octubre 2015 14:20

Una de las fascinantes singularidades que más me ha encandilado siempre de mi mestiza esposa es que, a menudo, en cada conversación, altera el orden de las preguntas y las repuestas de una forma tan encantadora que, el palique, al final se convierte en un enigma resuelto en un río de sonoras carcajadas. Una tarde en La Habana, antes de salir del hotel, nos vestíamos para ir a cenar y ocurrió lo siguiente:

La Torre de Preferencia de Juan Carlos Aragón

Juan Carlos Aragón opina ahora en ElDesmarque. Poco amigo de lo políticamente correcto, este profesor de filosofía y reconocido autor del Carnaval de Cádiz promete remover conciencias con sus artículos cada semana como hace cada año con sus agrupaciones en el Gran Teatro Falla.

El nombre de su blog: La Torre de Preferencia, todo un emblema del cadismo y del propio Juan Carlos. Si le da rienda suelta, la polémica está servida.

El Desmarque