Facebook Twitter
Juan Carlos Aragón y el fraude de políticos y futbolistas

Ejemplo para los niños

Escrito por Juan Carlos Aragón

Domingo, 02 Julio 2017 08:00
Cristóbal Montoro, ministro de Hacienda (foto: EFE)
Cristóbal Montoro, ministro de Hacienda (foto: EFE)

Lo mejor que llevo oído a un ministro del PP desde el Golpe de Estado de noviembre de 2011 fue lo que dijo Montoro respecto a la imputación a Cristiano por fraude fiscal: “Hombre, en un país en el que los futbolistas son ídolos para los niños, estos son los primeros que deben tener un comportamiento ejemplar”.

Lo primero que hace Montoro al coger la cartera de Hacienda es una ley de amnistía fiscal para sus amigos, a sabiendas de que es una ley inconstitucional. Eso en mi pueblo se llama “prevaricar”; en el suyo “salvar a España del rescate”. Cuando sus amigos blanquean la plata —a saber la actividad de la que procedía— retira la ley, con lo que blanquear dinero pasa de nuevo de ser legal a ser delito, y comienza a perseguir a los blanqueadores que no se acogieron a su ley porque, entre otras cosas, todos sabemos que aunque se quiera llamar “amnistía fiscal”, blanquear dinero es un delito. O un delito o una ley, según se le antoje a Montoro. El Tribunal Constitucional “solo” ha tardado cinco años en confirmar que la amnistía fiscal de Montoro era inconstitucional, como ya sabíamos todos —Montoro el primero—, por eso muchos se abstuvieron de hacerla, temerosos de que a la postre fuera ésa la trampa que hizo el que hizo la ley. Pero lo mejor del caso es que Montoro ha prevaricado en la cara de todos los españoles porque hizo una ley de rango superior a sabiendas de que era inconstitucional. El Constitucional tampoco se libra, conste, pues ha esperado cinco años para decirle: “Montoro, colega, que tú sabes que esto no se puede hacer, no lo hagas más, anda, pillín, y deja que tus amigos se busquen otros paraísos fiscales, que hay muchos por ahí. Mas no te preocupes, que a ti no te va a pasar nada, faltaría más”.

¿De qué se trata ahora? De salvar a los políticos, que no son precisamente los héroes ni los ídolos de los niños. Y en plena instrucción del sumario de la trama Gürtel comienzan a destaparse presuntos fraudes fiscales de multimillonarios futbolistas, que sí son ídolos para los niños, y si Rajoy se tiene que sentar como testigo el 27 de julio sin plasma, a caraperro, Cristiano se va a tener que sentar el 31 como imputado, y aunque los testigos no pueden mentir y los imputados sí, te adelanto ya que ambos mentirán, con la diferencia de que Rajoy saldrá ileso y Cristiano condenado.

La diferencia entre los futbolistas de élite y los políticos corruptos es de bulto. Mientras los primeros, gracias a su esfuerzo y su talento, generan miles de millones de ilusiones y de euros, los segundos, gracias a su desvergüenza y su descaro, generan miles de millones de deuda y desconfianza en la democracia. Puede que ambos compartan paraísos fiscales, pero mientras los primeros lo ganan con el sudor de su frente los segundos lo roban con el sudor de la nuestra.

Para los niños españoles el trauma político es ya irreparable

No quiero que parezca que estoy defendiendo a los futbolistas multimillonarios que estafan al fisco, porque ahí es precisamente donde dejan de ser futbolistas para convertirse en corruptos e igualarse a nuestros políticos. Es más, no alcanzaré nunca a comprender que los multimillonarios sean los más propensos a las grandes estafas, cuando son los que están más lejos de necesitarlas, a menos que la sensación de riqueza los haya convertido en auténticos yonquis del dinero.

En este país hay una guerra civil encubierta entre los de arriba y los de abajo, no militar, sino legal y económica. Ya no tiene remedio. El sistema institucional español está tan moralmente deslegitimado que las inspecciones de Hacienda a particulares son tan injustas y crueles como las agresiones de la policía a los que están defendiendo su casa o su trabajo. Si hay un momento histórico para que el pueblo haga una insumisión fiscal es justo hoy. Pero Montoro, picha, antes de hablar del ejemplo a los niños, lávate la boca —o mete la lengua en cal viva, mejor—, tú y tu amigo ese que dijo que el rescate a la banca no le iba a costar un euro a España y ya van por 60.600 millones.

Los niños de esta generación han nacido en la antítesis del ejemplo. El espectáculo nacional de la estafa electoral y la mentira de Estado les cogió en pleno desarrollo de su organigrama psíquico, por lo que el trauma político ya es irreparable. Han visto a sus padres llorando ante el televisor y a punto de romper el plasma con el mando. Para ellos es muy difícil que puedan identificar en un futuro la práctica de la política con una actividad profesional decente. Y la falta de ejemplo no ha venido de los presuntos fraudes de Messi, Neymar, Cristiano o Mourinho, sino del Partido Popular mayoritariamente, de la Casa Real y de esa forma que tienen sus señorías de hablar en público, que invita al zapping más que la propia publicidad.

En cambio, aunque les joda, y aunque también sean unos estafadores, los trajes de gala de los niños de este país seguirán siendo las equipaciones de Cristiano y Messi, y no las de Montoro y compañía.

EL RUBIO (buscando en el Google Map el camino más corto para Alaska).

02 CLICK PARA RESPONDER

La Torre de Preferencia de Juan Carlos Aragón

Juan Carlos Aragón opina ahora en ElDesmarque. Poco amigo de lo políticamente correcto, este profesor de filosofía y reconocido autor del Carnaval de Cádiz promete remover conciencias con sus artículos cada semana como hace cada año con sus agrupaciones en el Gran Teatro Falla.

El nombre de su blog: La Torre de Preferencia, todo un emblema del cadismo y del propio Juan Carlos. Si le da rienda suelta, la polémica está servida.

El Desmarque