Facebook Twitter
"Fidel no ha muerto de viejo: lo mató el jurado del Falla"

Hasta siempre, Fidel

Escrito por Juan Carlos Aragón

Domingo, 27 Noviembre 2016 12:04
Reportar vídeo Reportar


Fidel no se merece un minuto de silencio sino un interminable Chan-chan, entre el humo denso del Habano inmemorial y el quebrado aroma del ron de Santiago.

Al igual que Podemos negó su minuto a Rita alegando “homenaje inmerecido”, “a Labordeta no se lo dieron”, “cuando muere un obrero tampoco se guarda”, “me debía quinientos pavos” y demás argumentos cruzados que solo han servido para ganar innecesarias antipatías —y perder más de un voto—, ayer más de medio mundo celebró la reconversión definitiva de Fidel en ceniza… ¡En nombre de la democracia! ¿En nombre de la democracia? Ese argumento mejora con nota todos los que dio Podemos para no compartir el silencio de la vergüenza, aunque dudo que a sus exaltados portavoces les caiga el mismo chaparrón. Alzar la voz por el capitalismo permite sustituir “capitalismo” por “democracia” y encima quedar de puta madre. Dar por hecho que la democracia es un valor y, además, la única forma justa de gobierno empieza a cansarme.

Fidel no era demócrata, está claro. Primero gobernó con la mayoría y luego sin ella, como el PP más o menos. Fidel arrebató el poder al capitalismo yanqui para poner al pueblo en manos del comunismo soviético, como único seguro de vida ante la amenaza imperialista que arreciaba por el Norte. El PP lo hizo al contrario. Arrebató el poder al socialismo para salvar al pueblo en manos de la Troika, como único seguro de vida para sus bancos ante la amenaza comunista que arreciaba por el Sur. Fidel firmó sentencias de muerte. El PP firmó desahucios que condujeron al silente suicidio de miles de españoles. Más fino lo del PP sin duda. Con Fidel habría casos de corrupción en la cúpula, seguramente. Con el PP… bueno con el PP no hasta que un juez lo confirme, vaya a ser que a alguno le dé otro infarto y le echen la culpa a @desmarquecádiz, a mí y a mi primo.

En Cuba había pobreza, pero no mendicidad. En España también, aunque la mendicidad está prohibida: algunos mendigos se saltan la ley porque son antisistema. En Cuba ahora, si hay elecciones, se saldrá de la pobreza. Eso decían también en España. Espero que Cuba corra mejor suerte que nosotros. En Cuba, de momento, ha habido sanidad y educación gratuita para todos los cubanos. En España también, pero además hay sanidad y educación privada para los ricos ¿Como privilegio? Yo diría más bien que es atención a la diversidad, dado el elevado número de ricos que tenemos en nuestro país.

En Cuba no hay libertad de expresión. En España sí, lo que ocurre es que los medios de comunicación están en manos de grandes financieras y entonces no pueden expresarse con toda la libertad que quisieran. Yo soy de los poquitos que digo lo que me sale de los huevos. En Cuba me habrían matado. Aquí todavía no.

Cuando estuve en La Habana me entraron ganas de no volver a pisar España, pero el dinero no me daba para más. En España mantengo esas mismas ganas, pero sigo con el mismo problema del dinero. Cierto que Cuba es un país para disfrutarlo con dinero. Como España. La mayoría no llega a fin de mes, pero no me negarán que es un paraíso para los turistas. Todo muy parecido.

También hay diferencias. La bandera, por ejemplo. En Cuba hay una. En España he perdido la cuenta. Pero —salvo la ikurriña y el pendón morado de La Tacita— ninguna me sugiere patria con la misma solemnidad que la de Cuba. Será que la de España la identifico con Franco y la de Cuba con el Ché, y yo siempre fui más del segundo que del primero… Por lo demás, entre gallegos anda el juego.

Al menos, mientras me duró La Guayabera, me sentí más allí que aquí, pero el jurado me dejó en la calle. Fidel tampoco pudo soportarlo. Fidel no ha muerto de viejo: lo mató el jurado del Falla. Ahora, el jurado y la afición de Martínez Ares se culpan mutuamente de la muerte de Fidel. Es la moda. Y Quiñones —en sus trece— se niega a hacerle un pasodoble aunque esté muerto: “no era español y, encima, era comunista. Que la pele”.

Menos mal que yo me despedí de él en vida:

Con lo contento que estaba yo y con lo que estaba presumiendo
de mantener la revolución tal como salió del fondo del pueblo.
Han sido tantos años de paz, de dignidad y de resistencia,
sin ver a un yanqui en toda la Isla
robando el ron de nuestra decencia.
Con lo contento que yo seguía pese al bloqueo de las naciones,
viendo que Cuba se mantenía día tras día con sus cojones.
Pero según avanza el presente, miro pa’l frente y miro pa’rriba,
y con horror veo nuevamente la sombra negra de nuestra Isla.
¡Por las barbas de Fidel. Por Camilo y por el Ché.
Por la Cuba libre del americano!
Lástima de la Revolución, que después de tantísimo ¡yanqui, go home!
vuelva a sentirse en peligro el orgullo cubano.
Qué va a decir la memoria del 1 de enero.
Más corrosivos que el hambre han sido los dólares vuestros.
Qué sabe el mundo de lo que es vivir bajo esa bandera.
Que como vuelvan a Cuba soy yo quien se marcha con su Guayabera…

JUAN CARLOS ARAGÓN

07 CLICK PARA RESPONDER
La Torre de Preferencia de Juan Carlos Aragón

Juan Carlos Aragón opina ahora en ElDesmarque. Poco amigo de lo políticamente correcto, este profesor de filosofía y reconocido autor del Carnaval de Cádiz promete remover conciencias con sus artículos cada semana como hace cada año con sus agrupaciones en el Gran Teatro Falla.

El nombre de su blog: La Torre de Preferencia, todo un emblema del cadismo y del propio Juan Carlos. Si le da rienda suelta, la polémica está servida.

El Desmarque