Facebook Twitter
Derrota de un Cádiz que mereció más en Tenerife

El sueño se escapa, el orgullo permanece

Escrito por Francisco José Jiménez

Domingo, 18 Junio 2017 23:28
Facebook Twitter 135
Reportar vídeo Reportar

        
CD Tenerife
1
0
Cádiz CF
Goles

1-0 (34') Shibasaki.

Alineaciones

CD Tenerife

Dani, Raúl Cámara, Jorge Sáenz, Germán, Camille, Vitolo, Suso (Tayron, 79'), Aitor Sanz (Alberto, 70'), Gaku, Lozano (Omar, 102') y Amath.

Cádiz CF

Cifuentes, Carpio, Aridane, Sankaré, Brian Oliván (Aitor, 100'), Garrido (Abdullah, 67'), José Mari, Salvi (Ortuño, 83'), Álvaro García, Aketxe y Rubén Cruz.

Árbitro

Areces Franco (asturiano).

Tarjetas

Amonestados Sankaré, Raúl Cámara, José Mari, Aridane, Germán. Expulsado del banquillo Lolo Bocardo.

Incidencias

Lleno total en el Heliodoro Rodríguez López con la presencia de unos 350 cadistas.

Pulse para ampliar

Aketxe, en una acción del partido (Foto: LaLiga).

El Cádiz dijo adiós a sus opciones de subir a Primera en Tenerife. El equipo de Cervera cayó por 1-0 en un partido con prórroga en el que tuvo opciones para haber hecho un gol, pero en el que pagó cara su falta de puntería. Nada que reprochar a un equipo que lo dio todo hasta el final en un encuentro en el que el árbitro no pitó un penalti a su favor y que perdonó la expulsión a Raúl Cámara.

El Cádiz salió con el mismo once del partido del jueves. Estaba por ver dónde iba a poner la línea defensiva y cómo se iba a comportar en ataque. La intención era contener el previsible arranque bullicioso, pero fue el conjunto vestido de verde quien tuvo la primera ocasión con un remate de Rubén Cruz después de un córner peinado por Aridane. Dani Hernández hizo una gran parada cuando el partido sólo había consumido tres minutos.

El equipo de Cervera salía al campo con personalidad, pero estaba claro que iba a tener que sufrir. En este caso el Tenerife salía con Suso, un jugador habilidoso que se dejaba notar desde el inicio. El Cádiz presionaba arriba cuando podía y salía a contra en cuanto robaba en el centro del campo. Todo estaba dentro del guión más previsible.

En los primeros minutos el Tenerife no estaba siendo capaz de hacer mucho daño, a pesar de que tenía el balón en su poder la mayor parte del tiempo. El Cádiz salía jugando con superioridad en el centro del campo y Rubén Cruz volvía a disparar con peligro en el minuto 14, en este caso desde fuera del área. Las sensaciones eran buenas.

Había que temer la reacción del cuadro insular y también los errores propios, que han sido traicioneros en más de un partido de esta campaña. Así llegó una acción en la que Sankaré midió mal en el minuto 20 y se llevó una tarjeta por tener que frenar a Lozano. La falta la mandó arriba Gaku Shibasaki desde el borde del área. Fue una jugada que despertó al equipo local, que empezó a tocar con mayor rapidez. El público tinerfeñista quería empujar a los suyos porque el Cádiz parecía muy cómodo.

La principal diferencia con respecto al partido de ida radicaba en la presencia de Lozano, que fijaba mucho a los centrales cadistas y era vital la máxima atención de José Mari y Garrido en las tareas defensivas para frenar las incursiones de Suso o Amath. Con el paso de los minutos, el Cádiz perdía la buena costumbre de tocar con paciencia y abusaba de los balones en largo.

A la media de partido el Cádiz parecía que no era ese acordeón perfecto en defensa y en ataque. Había más espacio del recomendable entre las líneas y eso hacía que llegara tarde a la presión, con el consiguiente peligro si llegaba el balón a las inmediaciones del área cadista. Así llegó el 1-0. Una mala presión acabó con una internada de Suso por la derecha y su centro fue rematado en el segundo palo por Shibasaki, que adelantó a su equipo.

El Cádiz ya había dado muestras de ofrecer más fisuras de lo normal y después del gol dio la impresión de que el Tenerife ya sabía cómo hacer daño. Sin embargo, el cuadro gaditano mostró madurez en ese momento y empezó de nuevo a tocar. Aketxe tuvo una buena ocasión en el minuto 38 después de un pase interior de Álvaro, pero el remate le salió muy flojo desde la frontal del área.

El equipo no se vio abajo y Salvi dio otro aviso con una gran jugada por la izquierda, que terminó con un remate cerca que repelió Dani Hernández. Previamente el árbitro le había perdonado la segunda amarilla a Raúl Cámara en una jugada muy clara en el centro del campo. Otra decisión clave en el primer tiempo, como ya sucedió en la ida. El primer tiempo acabó con una victoria local, aunque el Tenerife no estaba siendo mejor que el Cádiz.

Tras la reanudación, el Cádiz salió con la intención de hacer un gol pronto. Tocaba bien el balón y tuvo una buena ocasión en las botas de Aketxe tras un centro de Brian Oliván. El remate le salió con poca fuerza y muy centrado, por lo que el portero local no tuvo problemas para detenerlo. El Cádiz ya había tenido opciones para hacer un gol, pero le estaba faltando puntería.

El gran peligro para el Cádiz estaba en el buen trabajo de Suso por la derecha y por lo que generaban tanto Amath como Lozano, pero el cuadro cadista estaba teniendo personalidad para ir a por un gol que le podía dar el pase. Sin embargo, como pasó en la ida, cuando se cumplía la primera hora de partido, a los cadistas les empezó a pesar el encuentro. En el Carranza fue la afición la que levantó al equipo, pero en este caso no había ese impulso.

El Cádiz no estaba fino en los pases y centros, pero el Tenerife fallaba mucho en la salida y el balón merodeaba el área del Tenerife constantemente. Ya no se precipitaba tanto en la circulación y estaba embotellando al cuadro canario. El peligro estaba en que el equipo insular podía castigar con la propia medicina y hacía daños a la contra con Amath.

El partido iba adquiriendo tintes dramáticos con el paso de los minutos porque el cansancio hacía mella y mientras que el Cádiz buscaba un gol por las bravas, el rival le buscaba las espaldas. Los errores, sin embargo, eran constantes por la falta de precisión que provocaban los muchos kilómetros realizados. Cervera daba entrada a Abdullah por Garrido en una clara declaración de intenciones.

La posesión era cadista y había recursos para llegar tocando al área de Dani. Rubén Cruz tuvo otra buena opción en el minuto 72, pero su remate se fue alto tras una buena combinación entre Abdullah y Aketxe. Cuando quedaban 10 minutos para el final se estaba apagando el dominio cadista y Cervera daba entrada a Ortuño, en quien se depositaban muchas esperanzas.

Pero el equipo tenía que seguir tocando porque así había logrado superar a su rival, pero quizá por el cansancio empezaba a abusar del pelotazo buscando una vía rápida pero poco efectiva para evitar la prórroga. Parecía llegar más entero al tramo final, pero no terminaba de crear ocasiones claras. Realmente el Tenerife inquietaba más cuando pisaba el área rival. Antes de llegar al minuto 90 el árbitro decidió perdonar otra amarilla a Raúl Cámara.

El partido llegaba a la prórroga con las fuerzas muy justas por los dos bandos y con la ansiedad del Cádiz de tener que marcar un gol sí o sí para pasar. Al Tenerife se le veía cómodo con la situación de aguantar y salir a la contra y no asumía muchos riesgos. El partido se jugaba en el campo del Tenerife, pero ni con Ortuño en el campo el Cádiz era capaz de poner peligro real en el área local.

Lozano hacía que Cifuentes tuviera que intervenir con un disparo lejano en el minuto 99. Aitor entraba en ese momento y Cervera le daba toda la banda a Álvaro al quitar a Brian. Le costaba mucho inquietar, pero Ortuño tuvo una gran ocasión antes del final de la primera parte de la prórroga con un cabezazo que salió fuera por muy poco en un córner lanzado por Aketxe.

Quedaban 15 minutos y el sufrimiento era máximo para el cadismo. Los jugadores de Martí empezaban a perder tiempo en cuanto podían. Ahora tenía que enfrentarse a su gran fantasma: llevar el mando ante un rival que esperaba atrás. Pero estaba poniendo todo para ponerle la guinda a la temporada. Aketxe tuvo una buena falta en el minuto 111, pero el balón acabó en córner. 

No se rindió en ningún momento y Ortuño tuvo la ocasión de marcar en el 117 tras un balón peinado por Sankaré. Ya el Tenerife estaba metido en su área y daba muchas opciones en las segundas jugadas. Aketxe tuvo otro buen lanzamiento un minuto después, pero tampoco estuvo acertado y la pelota se fue alta. A renglón seguido, José Mari sacó rápidamente una falta ideal de Aketxe y Álvaro García se encontró con una gran ocasión, pero su disparo salió fuera. Y así acabó una temporada para enmarcar del equipo cadista que se merece el aplauso y el reconocimiento de su afición. Orgullo eterno para este equipo.

CLICK PARA COMENTAR

Así vamos ...
Segunda División PT PJ
1 Cadiz Cadiz 35 19
2 Huesca Huesca 33 18
3 Lugo Lugo 33 18

El Desmarque