Facebook Twitter
"Nada que reprochar a un futbolista que es determinante"

Cabeza alta, '19'

Escrito por Nacho Limón

Lunes, 08 Mayo 2017 12:00
Facebook Twitter 27
Ortuño, en el momento del penalti ante el Nástic (Foto: Cristo García).
Ortuño, en el momento del penalti ante el Nástic (Foto: Cristo García).

En la tarde del pasado domingo, el Cádiz CF perdió una buena oportunidad para dejar en muy buena disposición el play off de ascenso a Primera división. Los amarillos no pasaron del empate ante el Nàstic de Tarragona por detalles que van mucho más allá del fallo de la pena máxima de Alfredo Ortuño.

Álvaro Cervera se veía obligado a alinear una defensa de excepción, y el once tipo. Sankaré duda hasta última hora, fue de la partida. Aunque sufriría las consecuencias de forzar en el tramo final del choque. En una demostración más de su exceso de confianza concedió una ocasión manifiesta de gol que pudo significar la derrota de no ser por la salvadora intervención del recién renovado Cifuentes.

La falta de acierto condicionó un choque en el que apenas se generaron ocasiones de gol. A destacar, una muy clara al minuto de juego en las botas de Salvi que el sanluqueño no acertaría a materializar. Y otra de Ortuño al inicio de la segunda parte en un cabeceo ajustado que se marcharía por muy poco.

Las limitaciones afloran cuando se tiene la responsabilidad de llevar la iniciativa, y superar a un rival cuya primera premisa es defender portería propia. La presencia de Aketxe aporta, entre otras muchas cosas, un plus en la estrategia. En estos últimos partidos del campeonato en los que tanto cuesta ganar, resulta un aspecto fundamental a dominar. Y el pasado domingo, con más centímetros sobre el césped no se tuvo acierto para aprovechas las numerosas opciones que se generaron. Como aliados del talentoso mediapunta vasco tenía a su disposición a Malón, Sankaré, Servando, Garrido, Ortuño… pero la mayoría las ejecutaría de manera directa, y en otros casos sin la precisión de otros días o encontrando una buena respuesta rival.

Cuando todas estas circunstancias se suman, las opciones se limitan en exceso. Aunque el éxito de este equipo es, sin lugar a dudas, su entrega incondicional que hace a su afición sentirse orgulloso de el independientemente del resultado obtenido. Ayer incluso con los cambios, el técnico hizo todo lo que pudo por intentar conseguir sumar los tres puntos. Terminó con Álvaro de lateral, y con Abdullah, José Mari, Aitor, Álvaro, Aketxe, y… Ortuño.

El de Yecla dispuso de un penalti a 20 minutos del final. Una opción muy valiosa de haber acercado la victoria, y el nuevo objetivo. Pero perdida. Su lanzamiento desde los 11 metros se marcharía a las nubes. Y a raíz de ahí, los comentarios que bajo mi humilde opinión resultan bastante desafortunados: “Normal que fallara, ya necesita un descanso”, “el lanzador debió ser Aketxe”…

Hay que estar dentro de un vestuario para conocer el orden establecido de lanzamiento, o en el propio terreno de juego para tener una constancia real de la decisión tomada entre los responsables de esta faceta. En ocasiones, los encargados ceden a un compañero con confianza el lanzamiento.

Con todos mis respetos, pero es ridículo pensar que la carrera particular de un jugador por disputar el pichichi de la categoría está por encima del objetivo grupal a estas alturas. Lanzó, erró y no hay que darle más vueltas. Se equivoca quien asume la responsabilidad. Y por cierto, hace 254 días, Ortuño anotó ante el RCD Mallorca en Carranza el otro penalti favorable para los intereses cadistas.

Basta con echar un vistazo por las redes sociales, para ver el respaldo de los aficionados al pichichi cadista Alfredo Ortuño. Nada que reprochar a un futbolista que ha resultado y es determinante para este equipo. Decía Cervera que su equipo no se encuentra en disposición de dosificar efectivos. Que al igual que a comienzos de temporada, pone los que mejor considera para competir y sacar los partidos adelante.

Y es muy probable, a tenor de lo visto, que a día de hoy, incluso sin estar en su mejor momento, el '19' amarillo aporte más cosas que cualquier competidor por el puesto. Beneficios para el funcionamiento del equipo más allá de los goles, y que acerca los suyos y los de otros compañeros. Un jugador que atesora una fe inquebrantable en cada acción del juego, y abandera la creencia de optar por metas inimaginables.

Cinco partidos, Cinco finales para alcanzar el nuevo e ilusionante nuevo objetivo con el que nadie ni siquiera soñaba hace un año. Fecha en la que ni si quiera se veía a este equipo jugando en esta categoría.

CLICK PARA COMENTAR

El Desmarque